Podelandia

Lois Pérez Leira 

Nuevos actores políticos irrumpen en la escena electoral de las próximas elecciones generales.

Nos acercamos a las próximas elecciones generales y a pesar del calor del verano y las vacaciones, el ambiente político está bastante movido.

Por un  lado Podemos sigue con su obsesión triunfalista, intentando imponer su marca “redentora”, negociando solamente en los lugares donde no puede competir. La táctica de Pablo Iglesias en los últimos meses fue intentar destruir, lo que queda de Izquierda Unida, para quedarse con algunas de sus figuras más votables, para su proyecto personal.

Por otro lado el sector de IU y el PCE de Alberto Garzón le responde a Podemos con un Podemos bis, que es Ahora en Común. Esta nueva marca nació con el solo objeto de terminar en los posibles huecos que le deje Pablo Iglesias, en su lista.

 

Ahora en Común es parte de las concepciones ciudadanistas que están tan de moda y que tarde o temprano la práctica política, determinará que son formas de convergencias inoperantes.

Lo que está claro, es que el sistema apuesta por el PSOE, como expresión de recambio político. Las equivocaciones de los últimos tiempos de Pablo Iglesias y su partido,  lo convertirán en la segunda fuerza del espacio socialdemócrata. La actitud sectaria de Podemos  está jugando a favor de que el próximo gobierno sea de los social liberales, con al apoyo de esta fuerza política emergente. Esto significa que nuevamente la casta seguirá gobernado el Estado español.

A pesar de este análisis que puede sonar como pesimista, dada la necesidad de  derrotar al bipartidismo y abrir un proceso constituyente, lo cierto es que nuevos actores políticos presagian algunos cambios en el escenario electoral.

Por un lado los distintos sectores de la izquierda rupturista que no coinciden ni con Podemos, ni con su fotocopia mala. Entre ellos grandes sectores críticos de la propia izquierda Unida, también sectores que recientemente han roto con el PSOE como Beatriz Talegón y Alberto Sotilllos. La reciente  fundación de La Izquierda como partido político y su instalación en distintos lugares del Estado, son  un dato más para tener en cuenta.

Aunque  la noticia más significante de estos últimos días es la decisión de Bildu de participar de un proceso constituyente a nivel estatal y de su compromiso de aunar fuerzas para sacar del gobierno al PP de Mariano  Rajoy. Por primera vez esta fuerza independentista, hace un llamamiento a confluir en un frente político, entre la izquierda rupturista estatal, con las izquierdas soberanistas.

Para noviembre tenemos la gran responsabilidad de construir el tan anhelado Frente Amplio de las Izquierdas Rupturistas. Las naciones y pueblos del Estado lo requieren.